A corazón abierto (programación)

lunes, 9 de agosto de 2010

HUMILDAD

“La oración” es la humildad del hombre que reconoce su profunda miseria y la grandeza de Dios, a quien se dirige y adora, de manera que todo lo espera de El y nada de sí mismo.“La fe” es la humildad de la razón, que renuncia a su propio criterio y se postra ante los juicios y la autoridad de la Iglesia.“La obediencia” es la humildad de la voluntad, que se sujeta al querer ajeno, por Dios.“La castidad” es la humildad de la carne, que se somete al espíritu.“La mortificación” exterior es la humildad de los sentidos.“La penitencia” es la humildad de todas las pasiones, inmoladas al Señor.—La humildad es la verdad en el camino de la lucha ascética.
Es muy grande cosa saberse nada delante de Dios, porque así es.
“Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón...” ¡Humildad de Jesús!... ¡Qué lección para ti, que eres un pobre instrumento de barro!: El —siempre misericordioso— te ha levantado, haciendo brillar en tu vileza, gratuitamente ensalzada, las luces del sol de la gracia. Y tú, ¡cuántas veces has disfrazado tu soberbia so capa de dignidad, de justicia...! ¡Y cuántas ocasiones de aprender del Maestro has desaprovechado, por no haber sabido sobrenaturalizarlas!
Esas depresiones, porque ves o porque descubren tus defectos, no tienen fundamento...—Pide la verdadera humildad.
Déjame que te recuerde, entre otras, algunas señales evidentes de falta de humildad:—pensar que lo que haces o dices está mejor hecho o dicho que lo de los demás;—querer salirte siempre con la tuya;—disputar sin razón o —cuando la tienes— insistir con tozudez y de mala manera;—dar tu parecer sin que te lo pidan, ni lo exija la caridad;—despreciar el punto de vista de los demás;—no mirar todos tus dones y cualidades como prestados;—no reconocer que eres indigno de toda honra y estima, incluso de la tierra que pisas y de las cosas que posees;—citarte a ti mismo como ejemplo en las conversaciones;—hablar mal de ti mismo, para que formen un buen juicio de ti o te contradigan;—excusarte cuando se te reprende;—encubrir al Director algunas faltas humillantes, para que no pierda el concepto que de ti tiene;—oír con complacencia que te alaben, o alegrarte de que hayan hablado bien de ti;—dolerte de que otros sean más estimados que tú;—negarte a desempeñar oficios inferiores;—buscar o desear singularizarte;—insinuar en la conversación palabras de alabanza propia o que dan a entender tu honradez, tu ingenio o destreza, tu prestigio profesional...;—avergonzarte porque careces de ciertos bienes...
Ser humilde no equivale a tener angustia o temor.
Huyamos de esa falsa humildad que se llama comodidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario