A corazón abierto (programación)

jueves, 7 de enero de 2010

Cuando se deja de pensar

Cuando se deja de pensar la vida humana se torna realmente superflua: un hombre es sustituible por cualquier otro; la superficialidad hace iguales e intercambiables a los seres humanos. Solo cuando nos proponemos de verdad pensar desde nuestra realidad existencial, cada hombre o mujer se torna insustituible porque aporta a los demás lo suyo propio que es precisamente lo que los demás no pueden dar. Cuando se deja de pensar, cuando se elimina la creatividad, aparecen ineludiblemente a medio plazo la barbarie, la violencia, el imperio brutal de la fuerza: baste con recordar los campos de exterminio o la vergonzosa justificación de la tortura y de Guantánamo en los Estados Unidos. (fluvium.org)

No hay comentarios:

Publicar un comentario