A corazón abierto (programación)

lunes, 10 de agosto de 2009

LAS DIFICULTADES


Las dificultades hacen lucir nuestra mediocridad, y nos brindan una espléndida ocasión de superarnos, de dar lo mejor de nosotros mismos.

Todo hombre sensato ha de tener una sana y equilibrada preocupación por saber si actúa bien o no.

Una reflexión positiva que nos haga estar prevenidos contra el autoengaño.

Porque en las vueltas y revueltas de la vida aparecen muchas ocasiones de obrar mal y apenas reparar en ello. Y aunque somos libres de elegir nuestras acciones, no lo somos tanto para eludir luego las consecuencias de esas acciones que hemos elegido.

1 comentario:

  1. Ay padre,padre pero hay que ver la cantidad de fuerza necesaria para estar sobrios frente a una dificultad,uno no sabe nada de las dificultades hasta que no pasa por una.Templanza eso es lo que quisiera pero a mares.Gracias por sus consejos.

    ResponderEliminar