A corazón abierto (programación)

viernes, 5 de junio de 2009

¡¡¡QUIERO SER FELIZ!!! - El eterno deseo de todos


Me conmueve cuando jóvenes de 15, 16 años tratan dar una definición de felicidad, les veo hambrientos de saber y al querer dar un concepto de felicidad estrujan sus cerebros hasta que después de un momento parecen verse perdidos y confundidos, y no tienen culpas ya que crecen y están en medio de una sociedad que les proponen pseudas–felicidades, dinero, poder, sexo, moda, etc., denigrando a la verdadera felicidad y haciendo caer en el vacío existencial a jóvenes con increíbles talentos que son derrochados o peor aún no se dan cuenta que los tienen para ser felices.
Les invito a dar un vistazo a la historia y es ya, en la antigua Grecia, donde Aristóteles nos recordaba, que en el ser humano existe una tendencia radical que le impulsa al bien y a la felicidad. En relación al significado de la felicidad y cuál es la causa o el fin que la puede producir, se han barajado las más diversas interpretaciones y las más plurales teorías filosóficas. Platón, la fundará en la sabiduría, Aristóteles en la virtud, los epicúreos en el placer sensible, los estoicos en el equilibrio interior, el cristianismo en la unión con el Bien Supremo, el empirismo en los bienes materiales, etc.
Por esto, la felicidad, más que una causa que se busca por sí, como si la pudiéramos alcanzar por una decisión propia y voluntaria, es el resultado, el fruto en sazón, que se obtiene cuando previamente se vive en apertura a los demás con olvido de sí mismo.
La felicidad debe ser una consecuencia y no se puede lograr a voluntad propia; una manera de no encontrar jamás la felicidad, es buscarla con ansiedad, pretender cercarla y apresarla para apoderarnos de ella. No debemos perseguir la felicidad como el Hades perseguía a la bella y aguerrida Perséfone, hija de Zeus. La felicidad es como la hermosa y delicada flor que cierra sus pétalos cuando osamos tocarla. Se produce con la felicidad, la aparente paradoja que cuanto más la cercamos, más se nos aleja y huye de nosotros, cuanto más nos obsesionamos en poseerla de forma directa, más se nos diluye y desvanece de nuestro ser: La felicidad no puede ser perseguida, sino que más bien es algo con lo que uno se encuentra.
Cuanto más corremos tras ella, más nos esquiva.
Cuanto más ansiosamente perseguimos algo que deseamos tanto más dificultamos en conseguirlo.
El deseo vivido con excesiva intensidad ahoga aquello mismo que tanto anhela. Quién es feliz, es innecesario que nos lo diga, puesto que lo manifiesta de forma espontánea y natural. Por tanto, no es feliz quien lo proclama, (dime de lo que presumes y te diré de lo que careces) si no de quien ha encauzado su vida, sus acciones y sus proyectos como un modo de servicio y apertura a los demás, como cumplimiento de una amorosa obligación.(por JUAN TORRES ROMERO)

1 comentario:

  1. Hola padre

    Hola…soy tu hijo que ahora te busca
    Que necesita tantas cosas en este momento
    Y solo tú me puedes dar más que una respuesta
    Más que una simple solución que ahora encuentro
    Siento no haberte mandado cartas ni recados
    Sabiendo donde estas me pareció algo inútil
    Prefiero que la conversación sea de los dos
    Así puedo “escucharme” lo que te voy a decir
    Partí de tu lado sin pactar mi despedida
    Afuera estoy y de ratos vuelvo a entrar
    Me fui a jugar a pie descalzo a la pista
    Cerca a peligros que me enseñaste evitar
    Me la paso intentando imitar tu proceder
    Pero no llego ni al recuerdo de tus sombras
    Trato de ser justo en lo que puedo entender
    Para ser un ángel me faltan más que alas
    Que suelo dar el perdón con mucha facilidad
    Como queriendo justificar mis propios errores
    Tú sabes que mis actos no parten de maldad
    Solo que….caigo una vez….y vuelvo a caer
    Necesito ver tu luz no me importa el camino
    Dime que no me preocupe que todo va a estar bien
    Dime que me levante y vaya.. No me lleves de la mano
    Dime hola hijo:..Esperaba mucho el volverte a ver
    No creas que me voy a quejar de mi vida
    Tampoco te pediré más de lo que merezco
    Un descanso, tu atención, una oportunidad
    Saber que hallare un día lo que busco
    Dame un poco mas de paciencia
    Dame un poquito mas de fuerza
    Dame un poco más que una alegría
    Enséñame el color de tu sonrisa

    shantayo

    ResponderEliminar