A corazón abierto (programación)

martes, 5 de mayo de 2009

PARA REFLEXIONAR



HOY EN DIA TOMAMOS MUCHO, FUMAMOS DEMASIADO, GASTAMOS SIN NECESIDAD, REIMOS MUY POCO, MANEJAMOS MUY RAPIDO Y NOS ENOJAMOS CON FACILIDAD, NOS DESVELAMOS, NOS LEVANTAMOS CANSADOS, RARAMENTE LEEMOS, VEMOS MUCHA TV Y REZAMOS MUY POCO.



HEMOS MULTIPLICADO NUESTRAS POSESIONES PERO HEMOS REDUCIDO NUESTROS VALORES HUMANOS.

HABLAMOS MUCHO, PERO AMAMOS POCO Y ODIAMOS MUY SEGUIDO.

HEMOS APRENDIDO COMO GANARNOS LA VIDA PERO NO SABEMOS COMO VIVIR; LE HEMOS AGREGADO AÑOS A LA VIDA NO VIDA A LOS AÑOS.


NOSOTROS GASTAMOS MAS PERO TENEMOS MENOS, COMPRAMOS MAS PERO LO DISFRUTAMOS MENOS, TENEMOS CASAS MAS GRANDES Y FAMILIAS MAS PEQUEÑAS.


TENEMOS MAS CONVENIENCIAS Y MENOS TIEMPO, TENEMOS MAS ESTUDIO PERO MENOS SENSIBILIDAD; MAS SABIDURIA Y MENOS JUICIO.


ESTAMOS EN EPOCA DE DOS SUELDOS POR FAMILIA PERO MAS DIVORCIOS, DE CASAS LUJOSAS PERO HOGARES QUEBRADOS........

DESPIERTA!


REACCIONA!




QUE ESTAS HACIENDO CON TU VIDA..........!!!!




6 comentarios:

  1. Buenas Noches Padre, cuando puedo veo su programa en la television, me parece muy interesante y muy bueno ya que pocos son los que hablan de Dios y de valores.

    A mi parecer todo lo que ese menciona es causa del alejamiento que el hombre tiene de Dios, el cual lleva a escoger caminos que no son los que Dios en su amor quiere para nosostros, la autosuficiencia y el pecado nos alejan de la comunion con Dios porque sin Dios, el hombre solo tiene una vida física.
    Salomón descubrió que el conocimiento, por sí mismo, es vano (Eclesiastés 1:12-18). Encontró que el placer y la riqueza son vanas (2:1-11), el materialismo es vanidad (2:12-23), y las riquezas son efímeras (capítulo 6).
    Jesús enfatizó este punto cuando dijo: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” (Mateo 4:4). No es el pan (material) sino la Palabra (el espiritual) lo que nos mantiene vivos.

    Pero para nuestra alegria y para la gloria de Dios, todas esto tiene solucion ya que Dios restaura al ser humano desde sus valores, sus sueños, hasta su familia.

    Es cierto reaccionemos que lo mas importante de todo esto es guardar la palabra de Dios, porque algunas veces nos preocupamos nos afanamos en conseguir cosas materiales, conocimientos, etc y no nos acordamos de Dios ni confiamos en las promesas de Dios, hay una que siempre se me viene a la mente que esta en Mateo 6,32 en la que Jesus dice, "Su Padre que está en los cielos sabe que necesitan todas estas cosas. Pero busquen primeramente el Reino de los Cielos y su justicia y todo lo demás vendrá por añadidura". Esa es una promesa espectacular. En todo lo que hagas en casa y en el trabajo, poner en primer lugar los propósitos de Dios, y El proveerá todo lo que necesitas para vivir para su gloria.

    Dios lo bendiga Padre Guillermo y bendiga a nuestros hermanos en Cristo.

    L.V.S

    ResponderEliminar
  2. Buenas Tardes Padre Oviedo:
    Me parece muy interesante el comentario que he leído líneas arriba, y es la verdad, a mi lo que mas me preocupa es la sensibilidad de la gente, cada vez la gente parece no tener sentimientos, los sentimientos son para los tontos dicen, cuando ves a alguien dices ok, y donde dejaste tu parte Humana en todo ésto, los trabajos te absorven tanto que relegan tu familia, tus intereses, etc.
    Parece que a nadie le importa que te pasa, con tal que llegues al trabajar y produscas, es triste como si el fin de nuestros dias fuera el dinero.
    El dinero ayuda y ayuda mucho, pero el tiempo no vuelve nunca atras, lo que dejaste de hacer simplemente como decimos los jóvenes "ya fue " en cambio el dinero se puede conseguir con trabajo.
    Muy interesante sus comentario Padre Oviedo.
    Se despide muy cordialmente.
    Nataly.

    ResponderEliminar
  3. Estimado padre:

    Lo veo en las mañanas, las veces que puedo y realmente felicito a la Iglesia Catolica por tener este tipo de programas, que deberian pasarlos todos los canales. Felicitaciones.

    Tengo 3 preguntas

    La primera, porque seguir hombres y no solo a Cristo? Acaso no puede equivocarse el actual papa, por el cual debo decir, deje de lado la Iglesia Catolica, ya que no me parecio el correcto. No deberiamos solo seguir a Cristo? Acaso Pablo no dijo que solo nos debemos a Cristo, para que no digan que se deben a Pablo?????

    La segunda, Quiero creer en Dios y en Jesus y no puedo. Mi mente, me dice que es imposible, pero mi corazon me dice que si. Mi mente quiere UNA sola prueba de su existencia. Me parezco a Tomas, ver para creer, ese es mi instinto.

    Tercero. Escuche hoy que donde estaba el papa, estaban hablando de Los Musulmanes, judios y Cristianos. Estas tres religiones hablan del MISMO DIOS? y la diferencia es solo en la forma como lo alaban y lo interpretan? Esperare muy fervientemente su respuesta

    ResponderEliminar
  4. Padre una pregunta, sobre el primer programa, usted hablo sobre un personaje llamado ORIGENES, quien malentendio un pasaje de Mateo, y decidio castrarse.

    Mi hermana y yo entedimos de forma diferente la historia, la pregunta es: HAY VIRTUD EN EL CELIBATO??

    Ya que muchos cristianos dicen que un sacerdote debe casarse para dirigir a los fieles.

    Hable mas del tema por favor

    ResponderEliminar
  5. Querido padre:
    Nunca es tarde para aprender,y yo estoy avida de aprender de su sapiencia. Nosotros somos instumentos y Dios es el que nos guia, y parece que Dios me trajo hacia usted para conocerme a mi misma como una criatura llena de defectos. Nunca es tarde para cambiar y ser mejor persona saber querer saber amar,saber ser mejor persona, su programa me inspira por que yo siento como un amigo no como un sacerdote sino como un amigo inteligente digno de admiracion.
    Un orgullo de ser peruana

    ResponderEliminar
  6. PARA ANONIMO (PUBLICADO EL 11 DE MAYO DEL 2009)
    La castidad significa la integración lograda de la sexualidad en la persona, y por ello en la unidad interior del hombre en su ser corporal y espiritual. La sexualidad, en la que se expresa la pertenencia del hombre al mundo corporal y biológico, se hace personal y verdaderamente humana cuando está integrada en la relación de persona a persona, en el don mutuo total y temporalmente ilimitado del hombre y de la mujer.

    La virtud de la castidad, por tanto, entraña la integridad de la persona y la totalidad del don.

    La integridad de la persona

    La persona casta mantiene la integridad de las fuerzas de vida y de amor depositadas en ella. Esta integridad asegura la unidad de la persona; se opone a todo comportamiento que la pueda lesionar. No tolera ni la doble vida ni el doble lenguaje (cf Mt 5, 37).

    La castidad implica un aprendizaje del dominio de sí, que es una pedagogía de la libertad humana. La alternativa es clara: o el hombre controla sus pasiones y obtiene la paz, o se deja dominar por ellas y se hace desgraciado (cf Si 1, 22). ‘La dignidad del hombre requiere, en efecto, que actúe según una elección consciente y libre, es decir, movido e inducido personalmente desde dentro y no bajo la presión de un ciego impulso interior o de la mera coacción externa. El hombre logra esta dignidad cuando, liberándose de toda esclavitud de las pasiones, persigue su fin en la libre elección del bien y se procura con eficacia y habilidad los medios adecuados’ (GS 17).
    El que quiere permanecer fiel a las promesas de su bautismo y resistir las tentaciones debe poner los medios para ello: el conocimiento de sí, la práctica de una ascesis adaptada a las situaciones encontradas, la obediencia a los mandamientos divinos, la práctica de las virtudes morales y la fidelidad a la oración. ‘La castidad nos recompone; nos devuelve a la unidad que habíamos perdido dispersándonos’ (S. Agustín conf. 10, 29; 40).
    La virtud de la castidad forma parte de la virtud cardinal de la templanza, que tiende a impregnar de racionalidad las pasiones y los apetitos de la sensibilidad humana.
    El dominio de sí es una obra que dura toda la vida. Nunca se la considerará adquirida de una vez para siempre. Supone un esfuerzo reiterado en todas las edades de la vida (cf tt 2, 1-6). El esfuerzo requerido puede ser más intenso en ciertas épocas, como cuando se forma la personalidad, durante la infancia y la adolescencia.
    La castidad tiene unas leyes de crecimiento; éste pasa por grados marcados por la imperfección y, muy a menudo, por el pecado. ‘Pero el hombre, llamado a vivir responsablemente el designio sabio y amoroso de Dios, es un ser histórico que se construye día a día con sus opciones numerosas y libres; por esto él conoce, ama y realiza el bien moral según las diversas etapas de crecimiento’ (FC 34).
    La castidad representa una tarea eminentemente personal; implica también un esfuerzo cultural, pues ‘el desarrollo de la persona humana y el crecimiento de la sociedad misma están mutuamente condicionados’ (GS 25, 1). La castidad supone el respeto de los derechos de la persona, en particular, el de recibir una información y una educación que respeten las dimensiones morales y espirituales de la vida humana.
    La castidad es una virtud moral. Es también un don de Dios, una gracia, un fruto del trabajo espiritual (cf Ga 5, 22). El Espíritu Santo concede, al que ha sido regenerado por el agua del bautismo, imitar la pureza de Cristo (cf 1 Jn 3, 3).

    La integridad del don de sí

    La virtud de la castidad se desarrolla en la amistad. Indica al discípulo cómo seguir e imitar al que nos eligió como sus amigos (cf Jn 15, 15), a quien se dio totalmente a nosotros y nos hace participar de su condición divina. La castidad es promesa de inmortalidad.

    La castidad se expresa especialmente en la amistad con el prójimo. Desarrollada entre personas del mismo sexo o de sexos distintos, la amistad representa un gran bien para todos. Conduce a la comunión espiritual.

    ResponderEliminar